958 25 72 51 - info@herenciastramitacion.com
Resolveremos cualquier consulta o duda de manera gratuita.

Herencias: la empresa familiar

Herencias: la empresa familiar
27
Nov

Hasta ahora cuando un hijo heredaba una empresa de sus padres se beneficiaba de una reducción del 95% del impuesto de sucesiones y donaciones en el valor de la empresa, pero una reciente sentencia del Tribunal Supremo de 16 de julio de 2015 ha acotado esa ventaja fiscal. Pero no es la única modificación que afecta a las herencias de empresas familiares ya que también el nuevo Reglamento Europeo de Sucesiones aprobado en agosto tiene también sus efecos en este asunto. En este post te contamos en qué ha cambiado para los herederos la sucesión de una empresa familiar.

Arrancamos en este post con la definición de qué es una empresa familiar para detenernos después en la fiscalidad de la misma y los cambios que ha experimentado. Pues bien, por empresa familiar debemos entender aquélla cuyo patrimonio y gobierno se ejerce por los miembros de una misma familia y que se plantea como objetivo la continuidad de la misma en manos de la siguiente generación. Veremos enseguida que este aspecto de continuidad que debe caracterizar a la empresa familiar es el que ha tenido en cuenta el Supremo a la hora de modificar el criterio de valoración para acogerse a las ventajas fiscales que suponían un importante descuento en el Impuesto de Sucesiones.

¿Qué ha cambiado?… La sentencia del Supremo ha acotado la reducción aplicando el mismo criterio que aplica la Ley del Impuesto de Sucesiones según el cuál esa reducción del 95% de la base imponible del Impuesto de Sucesiones se permite ya solo para los bienes afectos a la actividad de la empresa familiar y siempre que éstos superen el 50% del total de los activos.

En la sentencia que ha modificado el criterio, el Supremo se reafirma en que el objetivo «no es otro que beneficiar la continuidad de la empresa en funcionamiento, no privilegiar a quienes son empresarios para que bajo el paraguas de la empresa eviten pagar el Impuesto sobre Sucesiones que corresponderían por la adquisición de bienes que nada tienen que ver con la actividad empresarial». Esto es fácil de entender si analizamos los numerosos casos de personas con patrimonio importante que constituían una sociedad con una especie de ‘actividad empresarial’, incluyendo como activos de la empresa inmuebles que nada tenían que ver con el negocio familiar, con el único fin de beneficiarse de esta reducción en el momento de la herencia.

Hasta ahora la reducción del 95% era aplicable a todos los activos sin más, pero tras la sentencia la bonificación sólo se podrá aplicar a los activos que estén ligados a la actividad profesional, impidiéndose con ello precisamente que las empresas familiares sirvan como instrumento para sortear el pago de impuestos al heredar.

Otras modificaciones para la empresa familiar

Pero la sentencia Tribunal Supremo no es la única que supone cambios para las herencias de empresas familiares ya que el nuevo Reglamento Europeo de Sucesiones que entró en vigor el 17 de agosto de este 2015 también tiene sus efectos en la sucesión de la empresa familiar. Y es que debemos tener en cuenta que en estos años de crisis han sido numerosos los españoles que se han marchado al extranjero en busca de un nuevo negocio o trasladando sus empresas fuera de España.

El nuevo reglamento modifica de manera importante el Derecho aplicable a las herencias de aquellos que tengan bienes en otros países ya que deja de ser criterio aplicable la nacionalidad del causante y pasa a serlo el de su residencia habitual, salvo que se disponga cosa distinta en testamento. Por tanto en función de la ley que se aplique a la sucesión de un miembro de la familia puede variar el reparto de acciones y afectar también a la titularidad de los bienes de la empresa. Por ejemplo pensemos en que el reparto que corresponde a hijos o a cónyuge no es el mismo en unos países que en otros.

Vemos con todo esto que todo aquél que tenga una empresa familiar debe plantearse la sucesión con tiempo y tener en cuenta las modificaciones aquí comentadas. Al igual que decimos que no hay nada como un traje a medida, la sucesión de la empresa familiar también debe planificarse a medida ya que las cosas pueden variar mucho para los herederos según cómo se lleve a cabo. Si necesitas asesorarte puedes consultarnos online y estudiaremos tu caso.

Leave A Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!